jueves, 19 de noviembre de 2020

Hermanas de la vasta oscuridad - Lina Rather: Deconstruyendo a la humanidad

 

En los últimos años es característico ver cómo la ciencia ficción más blanda o soft se dilata en el mercado, tanto nacional como internacional. En parte, se sigue bebiendo de las aguas de la New Wave y de Visiones Peligrosas (Harlan Ellison ed.). Sin embargo, los esquemas y temas narrativos no suelen abarcar la originalidad, ni reinventar o insuflar vida a otros sectores menos explotados del panorama de la ficción especulativa. Nuevos maestros en el panorama de la ciencia ficción como Ian McDonald, N. K. Jemisin, Nadia Okorafor, Cixin Liu o Kameron Hurley intentan abordan vertientes dispares de este género. Y, cada cierto tiempo, destaca un nuevo autor debido a una obra desigual, que replantea los temas desde otra perspectiva menos explotada. En este caso, una nueva escritora se introduce en la lista de nombres a seguir en este campo literario dinámico. Hablamos de Lina Rather y su novela corta Hermanas de la vasta oscuridad

Con esta obra, Rather obtuvo una nominación al premio Sturgeon. Ahora, Apache Libros la ha editado en castellano, con traducción de Javier Martos, y nos acerca, nuevamente, a la space opera, la cual sirve de espejo para mostrarnos una ciencia ficción que bebe de Vonda N. McIntyre, su ciencia ficción feminista y del biocontrol, presente en novelas como Serpiente del sueño (1978). 

Hermanas de la vasta oscuridad nos introduce en la expansión y colonización del ser humano a lo largo de la galaxia, explorando diversos sistemas solares, debido a un acontecimiento que marcó un punto de inflexión entre las colonias humanas y el planeta Tierra, el cual será denominado como la Vieja Tierra. Dentro de este panorama, Rather explora la rama religiosa, cómo perdura y evoluciona la fe y as creencias espirituales, y cómo una hermandad de monjas (hermandad de Santa Rita) explora el espacio con la finalidad de impartir fe y ayuda a los más necesitados o enfermos, especialmente aquellos que sufren una anómala patología que afecta al sistema nervioso central (SNC). A su vez, hay dos puentes fuertes que mueven esta novela, y hacen que el lector experimente una evolución o cambios en la historia. 

Por un lado, la descripción y análisis de la nave en la que viajan la hermandad de monjas: un ser ameboide, cuyas cavidades internas permiten la vida de las monjas, aparte de los dispositivos tecnológicos y más, que experimenta una singular simbiosis con estas extrañas criaturas. La forma en que las presenta la escritora es un hecho maravilloso, jugando con detalles anatomofisiológicos y las formas de nutrirse, relacionarse e, incluso, reproducirse como un organismo vivo, a pesar de ser una nave espacial. 

A su vez, Rather extrae reminiscencias de Hurley y su obra Las estrellas son legión, donde juega con otro punto representativo: el hecho de describir y liar las vidas y experiencias de cada una de las hermanas de la congregación religiosa, mostrando la parte más humana de cada uno de estos personajes, como es el caso de Gemma o Faustina. La escritora consigue recrear y simular múltiples emociones, y con una voz potente, a la hora de abordar el odio, la tristeza, el delirio o, incluso, el sexo. 

Esta novela reivindica la representación femenina, incluso en un encuadre estricto y conservador como es el campo de la religión. Sin embargo, Lina consigue un equilibrio en estos puntos para volver más real los acontecimientos, los cuales, quitando los aspectos ya mencionados, son muy simples e, incluso, repetitivos. La historia que busca presentar la autora no rompe en una trama compleja o experimental. Su novela actúa como un “relato rompecabezas”, mediante el cual va aportando pequeños datos que, eso sí, consiguen cerrar el ciclo narrativo, entre el comienzo y el final. Un final, hay que decirlo, abierto, cosa que hay que agradecer, pues es tal los detalles expuestos en Hermanas de la vasta oscuridad que se desea la formulación de una novela que defina y siga consolidando este worldbuilding literario, el cual sorprende, y puede llegar a sorprender aún más, al lector. 

Así pues, Hermanas de la vasta oscuridad es una novela corta llena de recovecos, de secretos por descubrir, mientras su autora te sumerge en su mundo de órdenes religiosas, criaturas espaciales y conflictos estelares, donde el amor, la bondad y la ética son los verdaderos protagonistas que convierten esta space opera en una lectora única y conmovedora. Ya lo verán.  

0 comentario:

Publicar un comentario

Windumanoth te espera...