sábado, 21 de enero de 2017

[Reseña] Relatos terroríficos I - Junji Ito


Al pensar en historias de terror, algunos de los nombres que nos vienen inmediatamente a la cabeza son Edgar A. Poe, H. P. Lovecraft y seguramente algún clásico más, pero no hay duda de que Junji Ito bebe sobre todo de fuentes algo más cercanas. El horror de Ito nos sorprende como lo hacían los episodios de Alfred Hitchcock presenta y sus magníficos e inesperados desenlaces. Nos divierte como nos divertía en nuestra infancia aquel cómic de terror llamado Creepy. Nos entretiene como un buen libro de Stephen King, y nos horroriza como lo hacía aquella familia de chalados de La matanza de Texas, por mencionar sólo algunos de sus referentes. Por eso, vamos a hablar sobre este volumen de cuentos de terror, en los que la realidad se deforma hasta límites desconocidos para la razón humana.

El primero de estos "Relatos terroríficos I" muestra la maestría de Ito al combinar varias de esas influencias en una estupenda historia de terror psicológico y terror del otro. Kotani, un joven estudiante, recibe la llamada de Narumi, una antigua compañera de instituto que le anuncia que está a punto de tirarse de un puente. Kotani le salva la vida y, ante la negativa de Narumi a volver a casa, le permite alojarse con él. La convivencia, sin embargo, no es fácil y, cuando Kotani insiste en que debe volver con sus hermanos, ella amenaza con suicidarse. Narumi es huérfana y hasta ahora vivía en una vieja casa con sus seis hermanos, y es aquí cuando las cosas se ponen verdaderamente interesantes y macabras.
Los hermanos Hikizuri, que es como se llaman, son una colección de variopintos y sádicos bichejos que harían temblar al más pintado. Están dominados por el mayor de ellos, Kazuya, que es quien decide qué tipo de castigo se merece Kotani por haberse apropiado de su hermana, aunque el final no es el que el lector se espera. Volvemos a encontrarnos con ellos en el segundo relato.
El tercer relato, “La mansión del dolor fantasma”, es, sencillamente, magistral, si bien tiene un tono completamente diferente de los anteriores. El terror aquí es mucho menos cárnico y sí más angustiante y enigmático, y la idea de una mansión que, en cada uno de sus rincones, duele (como suena) al joven que la habita, se erige en una soberbia metáfora que nos hace pensar en el ya mencionado Poe o incluso en el autor italiano Dino Buzzati.
La última de las historias está un tanto menos lograda. En ella el autor plantea como motivo central la locura del culto al cuerpo y el sacrificio de la salud en aras de una presunta belleza. En conjunto, estos "Relatos terroríficos I" confirman la existencia de otro gran autor de terror y lo pasarán de "locos", ya sean hitchcokianos, poeistas o lovecraftenses.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un contemplador de nivel 39 (LN) está constantemente echándole el ojo a los comentarios, por lo que no hables de temas ilegales. Y para que la conversación sea buena, respeta a los demás aunque notes la pupila de Sauron cayendo sobre ti. Pero no temas a la hora de dejar tu impronta, porque al fin y al cabo esto es una mera formalidad administrativa.

Windumanoth. Revista de género fantástico

Satori. Editorial Especializada en cultura y literatura japonesa

Lo insólito te reclama...

Las siguientes editoriales colaboran enviando libros para reseña:

Apache Libros Editorial Cazador de Ratas Editorial La Biblioteca de Carfax Editorial Huso Editorial Insólita Satori Ediciones Wave Books Editorial

Apóyanos

Política de Cookies

Este blog está alojado en Blogger y utiliza Google Analytics como herramienta de análisis. Desde este enlace (https://bit.ly/2J4phUv) puedes consultar el tipo de cookies utilizadas por Google. Cuando entras por primera vez en el blog (o después de eliminar cookies) aparece un mensaje donde se informa sobre el empleo de cookies de Google.

CÓMO ELIMINAR LAS COOKIES
Todo usuario puede configurar el almacenamiento de cookies en su navegador, de manera que puede impedir (bloquear) que las webs almacenen estos datos, o incluso borrar las que han sido almacenadas previamente.

Desde tu navegador puedes configurar el almacenamiento de cookies, bloqueando o eliminando las mismas.